jueves, 19 de octubre de 2017

Beso sus huevos para que se llenen para ti

MARTES.- Te veo ahí de pie, acariciando su polla con mimo, con delicadeza, con cuidado para darle todo el placer que sólo tú sabes dar. Tiene una polla preciosa, me habías dicho. Te va a gustar, me habías insistido por teléfono.

Y lo has traído a casa, como siempre haces cuando encuentras un chico que te gusta, que te excita, que te moja el coño. Y ahí estás con él, acriciándole la polla con delicadeza, con mimo. Qieres darle todo el placer y que él te folle con ardor, con pasión. Sé que te gusta mucho proque es más joven que yo, más guapo y está más bueno. Eso me has dicho por teléfono.

Es un tío irresistible. Te va a gustar, me habías aclarado entusiasmada. Y ahora te veo ahí acariciando sus huevos,  apretándoselos con cuidado, con mimo. Lo deseas. Se te nota por el cuidado con el que lo acaricias. Quieres llenar esos huevos de leche con tu caricias para que te llenen  el coño y te inuden de placer y de su leche.
- Acércate, cariño -me has dicho señalando el sueño.

Y lo he hecho como me has indicado: de rodillas. Me he acercado a vosotros y tú me has dicho que quieres que lo excite con besitos en sus hermosos huevos.
 - ¿Te gustan verdad?...Son unos huevos preciosos, unos cojones de macho que tú no tienes, cariño.

Y te he obedecido, como siempre, y he pegado mi boca a sus huevos para darle besistos tiernos y excitarlo. Para que se llenen de leche y luego te llenen a ti y tu coño se desborde.
- Dale las gracias, cariño. Sé un hombre educado con el macho que hace feliz a tu mujer.
- Gracias -le he dicho a tu amante.
-  ¿Sólo gracias?
- Gracias por hacerme cornudo -he balbuceado mientras seguía besando sus huevos para excitarlo y llenárselos de leche.  De tu leche.

Porque luego te ha follado y yo he seguido besando sus huevos y su polla para excitarlo y que te folle mejor. Para ponérsela dura para que tú lo disfrutes. Te amo tanto que eso me parece poco. Muy poco. Y lo sabes.

viernes, 13 de octubre de 2017

Cornudo y humillado en la noche de bodas

Había puesto un anuncio en una web de contactos: "Busco una chica dominante para que me haga muy cornudo, incluida en la noche de bodas". Me respondieron varias chicas, pero tú fuiste la más atrevida, la que lo tenía todo más claro.

Eres extranjera, de un país de Sudamérica y no tenías la nacionalidad por lo que buscabas casarte con un cornudo sumiso para obtenerla. Y también para darte   gusto  porque siempre habías sido muy dominante y caprichosa y te excitaba mucho someter y humillar a un tío. Por eso te dejaban los novios, porque eras muy puta y no podías dejar de ponerles los cuernos a todos.
- Cuando un tío bueno me mira me mojo el coño y no puedo evitarlo: tengo que follármelo.

Eso me dijiste en las conversaciones previas a nuestro compromiso. También me advertiste que tenías un amante fijo, un chulo que te prostituía, pero que tú incluso follabas sin que él lo supiera cuando encontrabas a un tío que te gustaba. Y lo hacías gratis.

También me aclaraste que si aceptaba  jamás follaría contigo porque no querías que yo fuera como tus machos, sino un cornudo sumiso consentido. Y que tu chulo dormiría contigo cuando él quisiera y yo lo haría en la alfombra o en un cuarto de al lado. Pero nunca dormiría en tu cama, aunque estuvieras sola. Jamás, según me aclaraste tajante. "Jamás follarás conmigo ni dormirás en la misma cama", me dijiste para dejármelo muy claro.

Y acepté. Una mujer como tú es lo que llevaba buscando desde joven, pero no la había encontrado porque todas las novias me tomaban por enfermo. Incluso le había propuesto matrimonio a prostitutas pero ninguna quiso aceptar. Me dijeron que sólo lo dejarían por un millonario que las retirara para vivir de maravilla, pero nunca lo harían con un pobre diablo que vivía de un sueldo.

Tú sí aceptaste y nos casamos. Por eso el día de la boda tu chulo nos llevó al juzgado en su coche y nos hizo fotos, mientras  le enseñabas el coño y te excitabas por hacerme cornudo desde el primer día de nuestro matrimonio, desde la misma noche de bodas. Él ya te había follado antes de salir de casa camino del juzgado por lo que ibas a casarte llena de su semen.

Mi sorpresa fue que cuando subimos a la habitación tras la ceremonia, no sólo te follaste a tu chulo, sino que también lo hicisten dos negros amigos de tu amante.  Entre los tres te follaron durante toda nuestra noche de bodas. Según me contó tu chulo, te había alquilado para esa noche a dos negros que querían hacer cornudo a un blanco en su noche de bodas.

Lo más fuerte fue que follaste con ellos sin condón, por lo que no sé si te vas a quedar preñada o no.





domingo, 1 de octubre de 2017

Derechos del marido cornudo (10)

El marido cornudo tiene derecho a que su mujer lo adiestre en la mejor forma de chupar una polla con el fin de que le dé placer al amante de su mujer y pueda follarla mejor. El esposo cornudo tiene derecho a humillarse ante la polla que lo hace cornudo y darle las gracias por ello. Ella podrá adiestrarlo mientras llama a su macho para que así se sienta más humillado y preparado para sus propios cuernos.

El esposo cornudo tiene derecho a que su polla sea comparada con la del macho que lo hace cornudo, con el amante que se folla a su mujer. Si su polla es más pequeña,  tiene derecho a que se le reconozca como pichacorta y se le ponga un cinturón de castidad.






El esposo cornudo también tiene derecho a que se pongan sobre su cinturón de castidad, los condones que haya utilizado el macho que se ha follado a su esposa con el fin de que se le pegue algo de la hombría del amante que lo hace cornudo.

Y el esposo cornudo tiene derecho a ser azotado y abofeteado tras haber sido hecho cornudo, a razón de tantas bofetadas como condones haya usado el macho que se ha follado a su esposa. Podrían ser 10 bofetadas por cada condón que hayan usado.


viernes, 29 de septiembre de 2017

Me han hackeado el blog en Tumblr


Me lo han jakeado (o como se escriba) y han borrado todo el contenido. Más de mil  entradas con textos y fotos. Algunos intolerantes no soportan a los que no piensan como ellos. La verdad es que no tengo ganas (ni ilusión) para empezar de nuevo cuando he perdido miles de textos y fotos que ya son irrecuperables. Han destruido mi propiedad intelectual. Y Blogger me ha amenazado con borrar el blog. Así que la libertad va de nuevo de retroceso. Ya veremos que hago, pero por ahora voy a pensar. Años de imaginar, escribir y trabajar se han ido por la borda por culpa de un repugnante sapo que probablemente es cornudo forzoso, sin placer, y no puede soportar que otros gocen. Lleva encima su propio castigo: el de ser cornudo obligatorio.

domingo, 12 de marzo de 2017

Se me ha olvidado avisarte, mi querido cornudo


Se me ha olvidado avisarte, mi querido cornudo, pero es que me he ligado a este macho mientras tomaba un café en el bar y no he podido resistirme a follármelo. Él no sabe que eres cornudo, así que espera fuera, no molestes y conténtate con oír tras la puerta como gozo con este semental que me tiene loca y ha mojado mi coño en cuanto lo he visto.