martes, 1 de noviembre de 2016

Yo siempre pierdo


Coges su polla y la pegas a la mía. Las miras, las comparas y eliges la suya para follar. Siempre lo haces. me humillas y disfrutas. Porque su polla es tan grande como la mía, son iguales, pero tú siempre prefieres la suya para follar. Los dos lo sabemos. Antes incluso de que las compares.Y una vez que has elegido la suya, metes la mía en el cinturón de castidad y te ríes. Haz vuelto a perder, cornudo, me dices. Lo sé. Siempre pierdo.




lunes, 24 de octubre de 2016

Me amas aunque me hagas cornudo

Te he visto ante el espejo arreglándote y poniéndote guapa. Sé que no es para mí, sino para él, para tu amante, para el macho que te hace gozar y te hace feliz. No soy yo. Nunca lo he sido. Te casaste conmigo porque me dijiste que ya estabas harta de los tíos duros, de lo que no te llamaban ni te dejaban un teléfono después de follar. Y querías un hombre sensible que te amara. Y ese era yo, según dijiste.

Aunque no has podido evitar seguir deseando a los machos duros, a los canallas, porque cuando follabas conmigo te notaba distraída, como que no gozabas. Sabía que lo hacías conmigo por cumplir, pero que a quien deseabas era a los otros, a los duros, a los canallas, a los machos que te cogían te follaban y se iban. Te van esa clase de tíos, como a mí me van las mujeres como tú, las de fuerte carácter que me gobiernan.

Los dos lo sabemos y por eso somos felices. Lo somos ahora, desde que me dejaste las cosas claras. Fue aquel día que viniste tarde, casi al amanecer, tras salir con tus amigas.Salías todos los fines de semana con ellas y volvías tarde, pero aquel día regresaste al amanecer. No te dije nada. No quería enfadarte, pero intuía que había algo más.

Al día siguiente, mientras te arreglabas para salir me lo dejaste claro.
- No voy a salir con mis amigas. Anoche conocí a un tío y he quedado con él. No me esperes levantado. Volveré tarde y