miércoles, 30 de diciembre de 2009

Año viejo sumiso, año nuevo sumiso


Esta tarde me has dicho que sales de viaje para pasar la Nochevieja fuera, pero me has prometido que a tu vuelta seré tu sumiso. De prueba, pero lo seré. Y mientras  te espero sueño   que dejo el año siendo tu sumiso y entro en él siéndolo también. Es el mayor orgullo  que puedas darme. Año nuevo vida nueva, pero esa nueva vida yo quiero que sea la vieja, es decir, seguir siendo tu sumiso. Sólo eso. No le pido al año nada más: que me permitas seguir siéndolo para amarte sin límite y entregarme a tus caprichos.

Para que disfrutes de tu libertad sexual con quien quieras mientras yo permanezco en la castidad más absoluta. Porque soy masoquista, tu masoquista,  y lo reconozco y soy feliz. Quiero sufrir por ti, por tu amor. Y al saber que pese a ser tu esclavo sumiso,  no me amas, me hace  sentirme más sumiso, más entregado y te veo   más dura, más severa, más estricta y más Diosa.


Yo doy un paso hacia abajo en mi sumisión a ti, me entrego más, pero te veo a ti más alta,   más Diosa, mucho más elevada por encima de mí. Y entonces te amo más todavía. Es perverso y masoquista, lo sé, pero te amo más. Me pasa también con los cuernos, que sufro un poco, sí, pero te amo más y quiero ser más sumiso. Y si dices que no me amas, yo te respondo amándote más aún y queriendo ser  todavía más sumiso. Mucho más.


Tengo deseos de entregarme más aún, de seguir avanzando en mi sumisión   sin límites, a donde tú quieras llevarme. Y te amo más aún, mucho más,  porque es   un amor total, absoluto. Y porque quiero amarte   y ser tu sumiso para, por ejemplo,  humillarme ante ti llevando tus bragas  y darte a entender que te entrego mi don más preciado, mi masculinidad,  para convertirme en tu puta sumisa. Quiero llevar tus bragas para que entiendas que tú eres mi macho.Porque soy masoquista  y me gusta sufrir por ti para que tú goces.

Me gusta que me azotes el culo mientras yo te lamo y tú  te corres;  que me des de hostias  por capricho  para dejarme bien claro quién es la que manda y que sólo  soy un instrumento de tu placer. Porque me gusta tener las pinzas en los pezones mientras tú me explicas que quieres follarte a otro.

Yo sufriendo con el dolor y tu corriéndote de gusto con mi sufrimiento. Porque  ese es mi mayor placer; un doloroso placer indescriptible y que no sabría cómo pagarte si hubiera que ponerle precio. Un inmenso placer sufrir mientras tu gozas.

No lo escondo, ni  me avergüenzo. Me gusta humillarme para tu placer  y repetir mucho que soy "tu cornudo" para que todos los  que entren en este  blog vean que te amo más allá de todo límite, más allá de lo que ellos puedan imaginar jamás porque para ellos los cuernos son inadmisibles para su orgullo, intolerables para su hombría, pero para mí aceptar los cuernos es la mayor prueba de amor que existe, aunque ellos no lo entiendan. La prueba de tu poder sobre mí. La prueba de mi amor total y absoluto.


Y  me da igual que ellos no lo entiendan, pero yo quiero gritarlo a todo el mundo, quiero gritar en  este blog que me humillo por ti, que soy tu masoquista y que me gusta y excita sufrir para que tú goces. Que quiero que seas dura, estricta   y severa (aunque cariñosa, como ya lo eres). Y no estoy enfermo. Lo sé. Si acaso, estoy enfermo de amor, enfermo de ti que te necesito para respirar y necesito la sumisión a ti como el aire que respiro. Si me falta me muero.

2 comentarios :

  1. Feliz año, es un placer ver una página tan interesante sobre el cuckolding, y más placer es ver publicar alguna de las fotos comentadas que hize, hace algun tiempo, si necesitas alguna en concreto dimerlo y t la hare gustoso, alguna de las que habias publicado las habia perdido asi que gracias de nuevo, la de las verdades sobre el cuckolding es una joya que no se deberia perder.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, y te deseo lo mismo. Poco a poco sugeriremos poniendo las fotos del anterior blog. Y algunos textos muy interesantes.
    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.