lunes, 18 de enero de 2010

Castidad y femenización


Hace tiempo que no sé nada de ti, pero aún así me sigo ensoñando contigo y recuerdo que un día dijiste que me querías  en castidad absoluta porque así me sentía más puta salida. Y tienes razón: la castidad me hace más sumiso, más subyugado a tu poder y más putita. Por eso me gusta cuando me feminizas, cuando me vistes con tus braguitas y me arreglas las uñas como una putita sumisa; como tu sumiso que te ama más cada día.

Aunque me barrunto que también lo haces para que al verme putita y femenina, comprenda más aún la necesidad que tú tienes, mi Ama, de disfrutar de un verdadero macho. Porque una putita sumisa como yo está bien para las ternuras, para adorarte y mimarte, pero para follar te gusta un macho de verdad que no gaste bragas ni se deje pintar las uñas por ti. Y yo lo comprendo. Comprendo que busques machos que te hagan gozar porque yo cada día me siento más putita y sumisa. Y más te amo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.