martes, 3 de julio de 2012

Me azotas antes y después de los cuernos

Mientras te espero a que regreses del viaje, me ensueño contigo y sueño que me  has mandado un email avisándome de que vas a salir, de que has quedado con un chico o una chica que últimamente te tira los tejos y que vas a follar con él. Que me prepare para los cuernos y me dé 15 azotes en el culo con un cepillo de pelo. Y que luego me haga una foto del culo rojo con la wecam. Quieres que te la envíe porque quieres ver mi culo rojo y azotado antes de salir a ponerme los cuernos.
- Para que te sientas cornudo y apaleado -me has aclarado

Y lo he hecho de inmediato. Me he bajado los pantalones, me he dado los azotes con el cepilllo de pelo sin olvidarme de decir "te quiero" tras cada azote y me he hecho la foto del culo rojo que te he enviado en el acto. Y tú la has visto, has dado el visto bueno y me has dicho que te vas y que te espere con el cinturón de castidad puesto.

Y he esperado. No sé el tiempo que ha pasado, pero cuando has vuelto me has vuelto a enviar un email para decirme que vuelva a darme otros 15 azotes en el culo y que me haga la foto y te la envíe. Ahora quieres que lo haga en la otra nalga para que tenga las dos igual de rojas.
- Porque ya eres cornudo y apaleado -me has aclarado.

Y me los he dado, con la polla dura, y te he enviado la foto para que tú la veas.
- Me gusta tu culo rojo después de ponerte los cuernos -me has escrito.
- Lo sé, mi Ama, y por eso lo hago encantado.
- Y por haber sido tan buen cornudo, te voy a enviar una foto de mi coño recién follado y sin lavar. Acabo de llegar de la calle, como bien sabes, y quiero que lo veas recién follado para que te vayas preparando, pues cuando estemos juntos tendrás que esperarme en la puerta de la casa y lamérmelo hasta dejármelo bien limpio.
- Lo sé, mi Ama. Será un honor y un orgullo porque te amo y los cuernos para mí son un orgullo que llevo con mucha dignidad porque para cualquier hombre  los cuernos son inadmisibles para su orgullo, intolerables para su hombría, pero para mí aceptar los cuernos es la mayor prueba de amor que existe, aunque ellos no lo entiendan. La prueba de tu poder sobre mí. La prueba de mi amor total y absoluto.
- Me gusta lo que dices, mi cornudo sumiso.
- Si mi Ama Perséfone, es que siento la dicha de amarte sin que tú me ames, de entregarse a ti a cambio de nada, de saborear tu  voluntad como forma de vida. Porque esto para mí es una nueva forma de vida. Es entrar en comunión contigo, vivir por ti, sentir por ti, pensar por ti y dejarme  vaciar complemente para que tu voluntad entre en mí y me hagas tuyo.

Eso sueño y me digo, mientras espero que vuelvas de tu viaje,  al que quizás te hayas ido con tu amante mujer  o con Abel, tu amante hombre. Ya me lo dirás, mi Ama.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.