miércoles, 6 de enero de 2010

Soy tu mejor tapadera


Vivimos en ciudades diferentes, mi Ama,   y por motivos laborales estamos separados, así que ahora sólo puedo tener contacto contigo a través de Internet. Y cuando no estás conectada, me ensueño contigo y pienso que a ti  te gusta mucho un tío casado y quieres follártelo, pero los dos teméis que su mujer se entere.

Y me usas a mi de tapadera y me ordenas que me lleve a su mujer a tomar un café o al cine, mientras vosotros os quedáis en el piso follando. La excusa es que los dos estáis cansados y no tenéis ganas de pasear y os vais a quedar viendo la tele. Y me dices que  me lleve a su mujer a dar una vuelta o al cine, mientras vosotros folláis tranquilamente. Y cuando  volvemos a las dos horas os encontramos sentados en el sofá viendo la tele. Y su mujer, claro, no sospecha nada.

Y cuando los dos se han ido a su casa,  me has azotado el culo, como haces siempre después de ponerme los cuernos, y luego me has arrodillado entre tus muslos y  me has dicho que te lama el coño (aún sin lavar). Y  mientras te lamo y limpio con mi lengua,  me lo has contado todo, cómo habéis follado en la cama, en el sofá y  en la mesa de la cocina mientras nosotros estábamos fuera tomando un café y paseando.

Y me he alegrado de hacerte feliz, mi Ama, de servirte de tapadera, de saber que gracias a mí disfrutas y gozas. Porque mi mayor placer es ver que tú lo tienes, porque he nacido para amarte sin límite más allá de cualquier ley, convención o moral. Te amo sin límite alguno y me entrego a ti y a tu placer como tu más sumiso esclavo cornudo.
Porque te amo.
Te quiero, mi Ama.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.