miércoles, 31 de marzo de 2010

Piercing Príncipe Alberto

Y sueño contigo, con que antes de la boda me llevas a que me pongan un piercing "príncipe Alberto" que, según me explicas, es un piercing que se pone en el glande y que impide que el cornudo pueda penetrar a su Ama. Ni a su Ama ni a cualquier otra mujer. Es de por vida, por lo que se le condena a la castidad más absoluta.

Eso me dices, aunque para impedir que el cornudo se masturbe, se corra y pierda la atención y el deseo por su Ama y por humillarse más cada día, hay que ponerle también un cinturón de castidad como en la foto. Cerrado de por vida con los dos candados: el piercing y el cinturón.
- ¿Lo deseas? -me preguntarás.
- Sí, Ama, te lo suplico.
- Pues vamos a la tienda de piercing que me ha recomendado mi amante, mi macho. Quiere que en el metal que lleves ponga su nombre.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.