sábado, 22 de mayo de 2010

Amor sin límite

Te amaba, siempre te he querido, pero tú me decías que sólo me apreciabas como amigo. Y a mí no me importaba. Te había rogado muchas veces que te casaras conmigo, aunque no me quisieras, porque yo amaría por los dos. Pero tú decías que no querías hacerme daño y que como no me querías, preferías no hacerlo. Y así seguimos, como amigos, porque yo te amaba en silencio. Sin límites. En realidad te decía que te amaba siempre que te veía, pero tú te reías y me dabas un beso en la mejilla. “Yo también te aprecio como amigo”, me solías decir.

Un día me llamaste y me dijiste que querías verme. Te dije que sí, claro, y quedamos en un cafetería. Y cuando llegaste me confesaste que estás enamorada de otro, que lo amabas con toda tu alma y que estabas embarazada de él. Pero él estaba casado y no quería dejar a su mujer.

En realidad él te había dicho desde un principio que amaba a su mujer, que no la dejaría y que tu le gustabas para el sexo. No te había engañado, ni prometido nada. Y tu habías aceptado sus condiciones porque estabas loca por él.
- Lo quiero tanto o más que tú me quieres a mí -me explicaste.

Y tanto lo amabas que querías tener el hijo de él, querías tener ese hijo que llevabas en tu barriga. Pero había un problema: tus padre y tu familia no aceptarían que tuvieras un hijo de un casado y no querías tener problemas con ellos y darles un disgusto. Me preguntaste si yo te seguía amando incondicionalmente como siempre. Y yo te dije que sí.
- ¿Aceptarías casarte conmigo aún sabiendo que voy a ir al altar preñada de otro que es al que de verdad amo?
- Sí, sin dudar.
- Le he hablado a él de ti y le parece bien, pero sólo pone una condición: que tú jamás folles conmigo. Quiere que solo sea de él. Te pondré un cinturón de castidad y él se llevará la llave.
- De acuerdo. Lo acepto. Eso haremos.
- ¿Tanto me amas?
- Sí.

Y eso hicimos. Nos casamos y tu amante acudió a la ceremonia y además viajó al lugar que fuimos a pasar la luna de miel para pasarla contigo. Follo contigo en nuestra cama, mientras yo me masturbaba y mirada sentado en una butaca. Y así pasamos los días porque nosotros dormíamos en camas separadas y él venía tres veces por semana para follar y dormir contigo.

Porque yo jamás te penetré y me conformaba con ver como te corrías con él, sabiendo que era un cornudo sumiso. Un cornudo que además le iba a dar mi apellido al hijo del amante de mi mujer. Y que iba a criarlo como mío. Pero no me importó. Te amaba con un amor sin límite.

4 comentarios :

  1. Todas las relaciones son viciosamente parecidas...

    ResponderEliminar
  2. Pues no lo sé. Quizás tengas razón. Ojalá todas las chicas pensaran como tú.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo una frase escrita asi todos los dias como la dela foto , si alguie me ve desnuda eso dice en mi cuerpo solo q con el nombre de mi AMO ... :) saludos sumi

    ResponderEliminar
  4. me encanto la foto me gustaria una copia autografiada plis conejiuxxx@yahoo.com

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.