viernes, 28 de mayo de 2010

¿Cómo se consigue tener un marido cornudo?



Mi amiga de la infancia Pilar, me confesó que su marido se ha convertido en un buen cornudo consentido y ella como loca se infla a follar con todo aquel que quiere y encima él esta mas contento. Nosotros también somos liberales como ellos pero mi marido no está por la labor y reconozco que a mi me encantaría ser como Pili.¿Como se consigue esto? Ella me cuenta que no ha tenido que hacer nada, pues era un deseo de él y cuando se acostaba hace tiempo ya le decía "ponme unos buenos cuernos". Que pensáis? ¿Hay algún truco chicas?

El enlace de la chica

6 comentarios :

  1. truco no hay solo calentale la cabeza, diciendole lo exitante que sería verte a vos con otro follandote, y si te animas empeza proponiendole hacerlo a él con otra, primero vos miras,te calentas,lames un poco si queres y despues que él te devuelva el favor, dejandote follar con él que más te gusta, cuesta pero despues no podes parar

    ResponderEliminar
  2. Pues tienes razón. Es una buena táctica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. muy bueno el blog, me encanto!!! Yo tengo un poco el problema, pero al reves. A mi putita, no le gusta mucho eso, pero ya lo hiso!
    porque a mi, me encanta ser cornudo!

    ResponderEliminar
  4. Estupendo blog! Como cornudo sumiso, ya ahora muy mamador, y agradecido con mi Ama, me parece que debe celebrarse que somos muchos más hombres a quienes nos encanta llevar una robusta y creciente cornamenta.

    ResponderEliminar
  5. Hay que ser muy hombre para ser cornudo sumiso, es cierto. Y tener mucha fortaleza mental y estar seguro de ti mismo. Tener mucha seguridad personal y ningún complejo. Un tipo débil y acomplejado se destruye con estas experiencias. Aunque parezca paradójico el cornudo es más fuerte que el corneador que jamás podría soportarlo. Hay que tener mucha fortelza mental y estar muy seguro de ti mismo. Eres más hombre, sin duda. Y más fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Soy un hombre de 57 años y sufro de disfunción erectil, y creo que eso fue una de las condicionantes para aceptar desempeñar el rol de sumiso cuckold.
    Mi pareja, con quién convivimos hace 15 años, pero no somos casados, me propuso (más bien me obligo) aceptar que busquemos a un tercero, de acuerdo a las preferencias de ella.
    Hemos contactado a dos hombre, ambos con un miembro grueso de acuerdo a lo que le gusta a mi mujer, y ocasionalmente tenemos fines de semana de sexo entre tres (nunca hemos incluído a los dos al mismo tiempo), en que ella desempeña el rol de Dominatrix, yo el de sumiso y el otro hombre de macho dominante.
    Yo estoy presente la mayoría de las veces en que tienen relaciones, y ella me ordena que les haga sexo oral a los dos mientras es penetrada, y cuando acaban, me ordenan (no lo piden, lo ordenan) que les limpie sus sexos con mi lengua. El sexo oral con ellos incluye de todo: chupar sus sexos, besos negros a ambos, lluvia dorada de ella y del macho de turno, etc.
    No se si será extraño, pero ocurre que todos disfrutamos. Ella goza viendome participar con mi boca, el macho acepta gustoso sexo oral de los dos (mío y de mi mujer) y yo me excito cualquier cantidad cuando participo con ellos. Al principio tenía ciertas reservas, pero ahora siento placer y muchas veces eyaculo mientras me dedico a lamer la vagina de mi pareja cuando es penetrada, o cuando tengo la erecta verga del hombre en mi boca, siento su urgencia por acabar y termina inudando mi paladar con su semen.
    No me disgusta. Lo hago con placer.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.