domingo, 9 de mayo de 2010

Adorarte mientras follas con otro



Te has bajado el coqueto camisón que usas para dormir y me has enseñado tus hermosos pechos con unos pezones oscuros que me vuelven loco. Y al verlos ya sabía lo que querías, porque a veces no necesitas las palabras para someterme y sólo con tus gestos ya sé lo que quieres.

Y además puedes castigarme por capricho, porque sí y aunque haya sido muy bueno, porque ese es tu poder. Y con ese gesto de enseñarme las tetas, he comprendido que quieres castigarme sin motivo para demostrarme cuanto me amas. Porque cuando me castigas sin motivo, es cuando sé que me amas porque es tu forma de demostrármelo sin palabras. Decirme en silencio que me quieres.

Así que cuando he visto que me enseñabas tus hermosas tetas, he cruzado las manos en la espalda y me he preparado para recibir tu primera hostia que ha sido fuerte, muy fuerte. Y te he cogido la mano para besártela y darte las gracias.
- ¿Te hago cornudo, te doy de hostias y me das las gracias?
- Sí, Ama.

Y me has dado otro y luego otra. Y he vuelto a besarte y a darte las gracias, pero cuando creía que ibas a darme la tercera me has besado en los labios con ternura y te has vuelto para echarte de espaldas y en la cama. Y yo ya sé que tengo que meter mi lengua en tu culo para lamértelo hasta que tú digas basta, mientras me cuentas que estás detrás de follarte a u tío muy bueno del trabajo. Un tío follador nato que quieres tener en tu colección de machos que te has ligado y follado.
- Tendrás que hacerle una foto a su polla para la colección de fotos de todas las pollas que me han follado.
- Lo sé.

Y he seguido lamiéndote el culo, gozando mientras tú disfrutabas con mis lamidas en tu agujero, y mucho, porque cuando por fin te has levantado he visto la sábana muy húmeda en el lugar que ocupaba tu coño y he sabido que has gozado. Y me he sentido feliz porque mi destino, mi vida, es hacerte feliz y darte placer. Soy un objeto destinado a vivir para darte placer. Exclusivamente para eso. Soy tu lameculos personal. Y a mucha honra. Es un honor serlo.
- Me gusta que aprendas a lamérmelo bien, porque tendrás que hacerlo mientras follo con mi nuevo amante.
- Lo sé, mi Ama.
- Me pone a mil que me lamas el culo mientras otro me folla.
- Lo sé, mi Ama. Y así será.

Eso te he dicho con mucha sinceridad, porque para mí lamerte el culo es lo más romántico del mundo, aunque haya gente que no pueda entender este tipo de romanticismo. Para mí lo es; lamerte a ti el culo es un acto de devoción y ternura porque es ahí donde tu esclavo sumiso cornudo, tu puta sumisa, debe de estar: pegado a tu culo lamiéndotelo.

Para mí tu culo es más romántico que un amanecer o lo que es lo mismo, para mí el amanecer está en tu culo, lamiéndotelo sin parar hasta que te corras y salga el sol. Porque para mí sólo sale el sol cuando tú gozas, cuando tú eres feliz y te corres de placer, aunque sea en brazos de tu amante negro.

1 comentarios :

  1. es hermoso esa sumision expresada asi...una gran sensibilidad..

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.