domingo, 16 de mayo de 2010

Me sabes a otro macho y te deseo



Me dijiste:
"Soy una mujer tremendamente atractiva y los hombres me desean ahí donde voy. Es algo a lo que tienes que habituarte ya que tendrás que tolerar las miradas lascivas de otros hombres sobre mi. Mi altivez y supremacía te aturdirán. A ti y a todos".

Y es cierto, pero lo acepto. Y luego añadiste:
"Cuando me acueste con otro, y no precisamente delante de tus narices, llegaré a casa oliendo a otro macho. Y no me ducharé para que me huelas, para que lo sepas, te guste y me desees aún más".

Y te dije que aceptaba, que acepto. Que te recibiré con alegría y satisfacción, te honraré, te paladearé y disfrutaré aunque sepas a otro macho. Más aún si cabe, porque los cuernos te hacen más irresistible, más deseada y me llevan al respeto. A respetarte y admirarte más aún si cabe. Cuando más cornudo me haces y más me humillas más te amo.
Pero eso fue entonces. Ahora estoy solo. Otra vez solo.

1 comentarios :

Gracias por tu comentario.