viernes, 2 de julio de 2010

Es mi forma de amar. No conozco otra



No conozco otra forma de mar, ni la concibo.
Y amaré el suelo que pises,
las cosas que toques,
los zapatos que calces,
las sábanas que te arropan
y la ropa que gastes.

Porque ser tu cornudo y humillarme ante ti me eleva hacía el amor más sublime,
porque con los cuernos y mi humillación te demuestro que te amo.
Porque mi entrega y sumisión te hará más bella
y porque cuanto más me humilles y más cornudo me hagas,
más te amaré.

Y entonces amaré hasta
las pollas que te folles,
porque todo lo que ha tocado o rozado tu cuerpo
será para mi sagrado.
Muy sagrado.

Y serás mi Diosa. Sólo eso.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.