miércoles, 22 de diciembre de 2010

Libre, te quiero libre mi Ama



Sigo soñando contigo y aunque no sepas quién eres, te digo que te quiero libre, muy libre, mi Ama, porque cuanto más libre seas, más esclavo me sentiré y más feliz me harás porque tu libertad me hará sentir el inmenso poder que tienes sobre mí. Y quiero que ese poder no tenga límites, que sea infinito, de por vida y sin fecha de caducidad. Que tu poder sobre mí sea permanente, total y absoluto.

Por eso te quiero libre, libre para volar a la cama que quieras para que goces, disfrutes, me humilles y así me dignifiques al hacerme cornudo. Porque tus cuernos me hacen digno y por eso los llevo con orgullo, con la cabeza bien alta porque simbolizan tu poder sobre mí, que te entrego mi bien más preciado y que pongo mi hombría en tus manos para que la pisotees, la estrujes y hagas con ella lo que quieras.

Para que me transformes de macho en una putita sumisa que se arrodilla ante tu amante y le besa la polla y le lame los huevos para agradecerle que te haga a ti feliz y a mí inmensamente cornudo. Para reconocerlo como macho dominante, como macho Alfa, y a ti como mi Diosa; la mujer libre que gobierna mi voluntad y que ha suprimido mi libre albedrío para que sólo tenga un deseo: ser cada día más esclavo y exigirte que aumentes aún más tu poder sobre mí.

Porque te quiero libre, amor mío. Porque te quiero libre, mi Diosa, pues cuando más libre seas más sumiso seré y más te amaré.
Te lo suplico, mi Diosa.

2 comentarios :

Gracias por tu comentario.