martes, 26 de julio de 2011

Cruel por el resto de tu vida

Sigo soñando contigo, sigo buscándote, pero mientras te encuentro te escribo para decirte una vez más que te quiero, que te amo, que soy tuyo, completamente tuyo porque respiro por ti y vivo por ti. Lo sé desde siempre, desde que me hiciste adorarte y dormir sobre las sabanas en las que habías follado con tu amante, y comprendí que tu poder era absoluto y que tu imaginación y poderío no tiene fin.

Que eres una dominante perversa y cruel (a Dios gracias), y cariño y tierna. Porque sé me amas: me lo has dicho muchas veces, pero que tienes una capacidad refinada de someter, experimentando e imaginando situaciones humillantes para tu sumiso que a ti te dan sumo placer.

Porque has follado con otros, me has puesto los cuernos, pero a mí no me has permitido penetrar tu sagrado coño; ese coño que adoro y que es un templo sagrado para mí en el que no me está permitido entrar. Y jamás entrarás en él, "me has advertido. Jamás me follarás y te morirás sin haberme follado". Lo tengo pues claro.

"Y además, -añadió-, como eres medio impotente no puedes, ni conmigo ni con otra (con otra ni se te ocurría aunque pudieras), jamás podrás hacerlo. Pero si algún día puderas, ya me encargaría yo de castrarte químicamente haciéndote tomar mi anticonceptivo que lleva Pro.... y que es la sustancia que le dan a los violadores".


Y yo lo sé y lo acepto con sumos gusto, porque supongo que hasta tu enorme consolador habrá follado tu coño, menos yo. Todos menos yo. Y estoy orgulloso de eso, amor mío, porque es normal que tu sagrado coño no sea profanada por la polla de tu sumiso. Y además he descubierto que te gusta muchísimo ser dominante y lo que es más importante, lo que más me excita y enloquece, y que te vuelve loca serlo. Que una vez que probaste el placer del poder sobre tu sumiso (cuando eras muy joven con los chicos del colegio), ya jamás has podido dejar de experimentarlo, lo serás siempre y que no podrás abstenerte de experimentar el placer del poder.

Y soy feliz porque sospecho que tu placer por el poder, por someterme y humillarme irá en aumento cada día. Serás ya una Diosa cruel y cariñosa por el resto de tu vida.
Afortunadamente.

1 comentarios :

  1. Te habías perdido sumi
    Yo no puedo imaginarme un AMO demasiado benevolente demasiado suave ,demasiado blando o muy permisivo, tiene que ser duro y es esa mezcla de dureza con un punto de crueldad matizada con cariño (por que en el fondo hay una complicidad) y como tu siempre dices con mucha soltura y seguridad de su rol de que siempre sera obedecido.......
    Eso seduce y atrapa a una sumisa bueno creo q no son muchas pero a mi si ;)

    Saludos sumi

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.