domingo, 27 de febrero de 2011

Baja a grabar a mi amante

video

Sueño contigo y pienso que ya te he conocido, que estamos juntos y que tú me has llamando por el telefonillo de la puerta muy excitada:
- Baja, baja, y trae la cámara que me he encontrado con un antiguo ex-novio y quiero que nos grabes.

Y he bajado raudo a la calle con la cámara, te he visto sentada en un banco con él y me he apostado tras una cabina de teléfono para grabaros. Para grabar cómo os metéis mano, cómo os morreáis, como él te come enterita y tú no sólo que lo dejas sino que lo animas y también le metes mano.
- Ahí, está mi novio cornudo esperando -le has dicho.

Y has seguido morreándote con él y metiéndoos mano, hasta que no has aguantado más y te lo has traído a casa donde os he recibido con un par de copas, he preparado la cama, he cambiado las sábanas y cuando habéis entrado para follar yo ya estaba desnudo y de rodillas junto a la cama. Y mientras te follaba o te lo follabas, te cogía la mano, te la besaba y te decía que te amaba, que te quiero tanto que disfruto al verte gozar con otros porque tú placer es mi placer. Y tú me has mirado, me has mandado un beso, has seguido follando con él y me has dicho que me amas.
- La felicidad que siento, el placer que me provocas con tu sumisión, tu castidad y tus cuernos y la alegría que me das -me has explicado-, va más allá de ser D/s, de la Dominación/sumisión. Porque los dos sabemos que el amor es mas que D/s, y estoy completamente de acuerdo en ello, YO TE AMO, no solo por lo que eres, ni por lo que soy al estar así contigo, si no que, mas allá del bien y del mal, TE AMO por lo que somos tu y yo juntos... D/s, vainilla, lo que sea y como sea! Sé que tu eres para mi...
- Lo soy te he respondido. Y lo sabes.

Y tú te has soltado de tu exnovio, me has besado y te has montado encima de él, te has clavado su polla, lo has cabalgado como una jineta y me has hecho un gesto para que me acerque a tu culo.
- Entonces lámeme el culo mientras subo y bajo sobre su polla. Y lámele también a él los huevos para que se le ponga la polla más dura y pueda follármelo mejor.

Y eso he hecho, hasta que os habéis corrido (tú dos o tres veces) y él se ha marchado, porque como me tienes dicho, aquí vendrán, lo harán y se irán. Y luego nos hemos quedado durmiendo abrazados en cucharilla, rodeando con mis brazos tu cintura, oliendo tu pelo, acariciando tu mejilla, sintiendo tu piel, tu olor y la certeza de que jamás podré follarte, de que para mi siempre serás una Diosa a la que no podre nunca follar. La verdad es que es lo justo y cabal. los dos lo sabemos.

Así que al día siguiente te he despertado con el placer de mi lengua en tu coño, como hago todos los días, me he arrodillado al lado de la cama para sostener con mis manos la bandeja en la que desayunas y te he dicho que la castidad me hace que tenga los pezones tan sensibles y me hace sentirme tan feliz en mi sumisión a ti, que me doy un pellizquito en ellos y siento una extraña sensación de sumisión, de querer llegar aún más lejos contigo a donde quieras llevarme.
- ¿Vas a ser cada día más dura conmigo verdad? –te he dicho.
- Sí, lo sabes, Es necesario para mi placer y para que tú seas más sumiso- me has dicho mientras me subías a la cama y te ponías a lamer mi cinturón de castidad y a mordeme los huevos, tus huevos, porque mis cojones son ahora tuyos.
- Ya, sólo quiero decirte que te amo tanto que la castidad por ti es un placer porque me gusta estar así por ti como los antiguos sacerdotes lo estaban ante sus diosas. Como las vírgenes vestales estaban en virginidad para su Dios. Tú eres mi Diosa y quiero adorarte como a los antiguos Dioses. Es lo menos que te mereces porque te quiero, te amo más que a mí vida y sólo quiero ser cada día más tuyo.
- Ya lo eres, amor.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.