viernes, 29 de abril de 2011

Unos cuernos reglamentarios

video

Sueño contigo, pienso que ya te he encontrado y que me has llamado a tu lado en el sofá para cerciorarte de que llevo el cinturón de castidad y sobre todo, para decirme que me amas. Que me amas tanto que quieres adiestrarme en ser un buen sumiso y, sobre todo, en ser un buen cornudo.
- ¿Quieres que te enseñe a se feliz? - me has preguntado, acariciándome la nuca.
- Sí, amor mío. Quiero que me adiestres en ser feliz y sobre todo, en hacerte a ti feliz, en darte a ti placer porque mi placer es verte a ti gozar.
- Entonces ponte a cuatro patas delante del televisor y mira la el dvd que te voy a poner.

Y eso he hecho. Me he puesto a cuatro patas delante del televisor mientras tú le dabas al botón del play y te colocabas luego detrás de mí, con la fusta en la mano.
- Mira y aprende -me has dicho al darme el primer fustazo en el culo.
- Sí amor, mío. Me encanta que me enseñes a ser un buen sumiso.
- Más que un buen sumiso, que ya lo eres, quiero que aprendas a ser un buen cornudo. Así que mira el video y aprende.
- Sí, amor mío - te he dicho mientras recibía tus fustazos en el culo y veía la película en la tele.

Y cuando ha terminado el video me has levantado, me has besado en los labios con ternura y cariño (los besos pasionales son para tus machos) y te has sentado en el sofá con las piernas abiertas para que yo te bese y lama el coño. Para que te dé las gracias por la lección que me has dado. Y cuando he metido mi cabeza entre tus muslos y te he lamido el coño y comprobado que estaba mojado, que te has corrido mientras me zurrabas el culo y veías el vídeo. Como siempre haces pues era la única Ama del mundo que se corre sólo con los azotes en el culo, y sin necesidad de tocarse. Hasta en eso eres excepcional.
- Y por eso te amo -te he dicho con la boca llena de tus jugos.
- Lo sé, cornudo. Y por eso yo te amo a ti. Porque eres el mejor cornudo del mundo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.