viernes, 22 de julio de 2011

Cuernos en la playa

Sueño contigo y pienso que te he conocido, que vivimos juntos o que nos hemos casado. Y que, como es natural, te has apoderado de mi voluntad porque supiste desde el primer día que era sumiso y además, cornudo. Por eso sabes lo que me gusta, lo que deseo y te anticipas a ello. Y por eso me dijiste que cogiera la cámara y que me escondiera en el acantilado que estaba encima de nosotros.

Y eso hice. Allí me escondí tras una matas y saqué mi cámara para buscarte. Y te encontré abajo con las piernas abiertas esperando polla; aguardando la polla de tu macho, de tu amante, el chico que últimamente te follas. Hasta que te penetró y te folló a tu gusto, como siempre, pues eres tú la que marca el ritmo y te lo follas.

Eres así y por eso te amo. Así que hice las fotos y luego las llevé al ordenador para subirlas al blog. Aunque la última no salió bien, la foto en la que tú te volvías, mirabas hacia arriba y hacías con la mano el signo de cornudo. La palabra que tanto te gusta decirme para humillarme y hacerme feliz.

Y yo te dije, a lo lejos, que te amo., que quiero ser tu esclavo de por vida para idolatrarte como mi Diosa, la mujer más extraordinaria que existe, la mujer que amo y que es superior a mí. Que vale mucho más que yo y por eso tú eres el Ama y yo el sumiso. Por eso yo me rindo ante ti para adorarte como mi Diosa, mi vida, mi amor, mi ilusión. Mi Todo. Tú lo eres todo. Porque te amo profundamente y los cuernos son la evidencia de mi inmenso amor por ti.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.