jueves, 4 de agosto de 2011

Que lo sepa todo el mundo



Ayer soñé contigo. Soñé que te había encontrado y que tú me decías que una amiga tuya sabía que soy tu sumiso cornudo. Y me llené de orgullo y de satisfacción. Me gusta muchísimo que tus amigas sepan la verdad: que te amo más que a mí mismo, que soy tuyo, que te pertenezco y que puedes hacer conmigo lo que quieras.

Y hoy escribo aquí para recodártelo y para que si entran en este blog lo sepan de mi propia pluma. Que sepan que te amo y que suspiro por ser tu sumiso porque sé que es la única forma que tengo de existir a tu lado pues mi amor por ti me lleva a serlo, a entregarme, para amarte de arriba abajo sin límites y sin pudor alguno.

Que sepan que siendo tu sumiso he conocido la felicidad pura y no puedo imaginar otra forma de vida que no sea siéndolo. Ya no. Después de haberte conocido a ti y de haberte amado, ya nada es igual. Ya nada será igual nunca y jamás podré amar a nadie.

Tú lo ocupas todo, eres el centro de mi vida y mi vida depende de ti. Mi felicidad eres tú, mi vida es la entrega a ti y mi única ilusión en esta vida es ser cada día más sumiso a ti y que tú obtengas cada día más poder sobre mi. Que sepan que sueño con que seas mi reina, que quiero ser tu esclavo, que quiero que tus caprichos sean mi ley y tus antojos mis mandamientos.

Y por eso te suplico que me hagas más tuyo, que tu poder sobre mí no tenga límites y que me lleves poco a poco a ese lugar en el que sólo existas tú, tus caprichos, tus deseos y tu placer exclusivo. Porque mi único placer es ver que tú lo tienes y vivir dedicado en cuerpo y alma a proporcionártelo.

Que sepan que lucho cada día, segundo a segundo, porque me esclavices más a ti para que reines sobre mi vida, mi voluntad y mis pensamientos. Que sepan que quiero ser tan tuyo, tan tuyo, que no pueda respirar sin tu gobierno. Que sepan que quiero amarte hasta el último poro de tu piel y entregarme a ti sin límite.

Que sepan que quiero ser tuyo completamente y que domines hasta el último resquicio de mi mente. Que sepan que sólo quiero vivir por ti, para ti y siendo tu sumiso, porque vivir sin la sumisión a ti no es vida. Es el infierno. Quiero que todo el mundo lo sepa y por eso lo grito hoy en este blog. Para que lo sepan y no les quepa la menor duda.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.