lunes, 21 de noviembre de 2011

365 días para ser más sumiso y cornudo

Sueño con conocerte, con que ya te he encontrado y te escribo para suplicarte que te preocupes más por mí:

Llegamos a final de año y quisiera despedirlo  como tu sumiso cornudo y empezarlo  también siéndolo. Y no creo que exista mayor felicidad para mí porque eso significa que te sigo perteneciendo y que seguiré siendo tuyo un año más. 365 días más para amarte, entregarme a ti y ser tuyo, de tu propiedad. Para que me sigas adiestrando en tu placer y vaya avanzando en mi sumisión a ti.

Quiero seguir avanzando, aunque creo que todavía me queda mucho para ser tuyo completamente por lo que te suplico, mi Ama, que me adiestres y me lleves a ese lugar en el que sólo existas tú, en el que yo deje de existir para que sólo viva tu voluntad y tu capricho, para ser de tu propiedad exclusiva y que puedas hacer conmigo lo que te venga en gana. Donde puedas ser propietaria y Ama, dueña de mí.

Quiero ser más sumiso, mi Ama, pero necesito que tú me indiques el camino y me lleves. Y por eso te suplico que me vayas haciendo más sumiso, que me ayudes a avanzar en mi sumisión a tus caprichos y a tu autoridad absoluta. Quiero ser más sumiso, mi Ama, pero necesito que me vayas guiando hacia tu absoluta voluntad.
Ese es mi deseo para el próximo año.
Feliz año, Mi Ama.
Tu sumiso cornudo que te ama por encima del bien y del mal.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.