jueves, 17 de mayo de 2012

Sí, mi Ama; sí, amor mío

Sueño contigo y pienso que te he encontrado, que estamos juntos y que acabas de llegar de casa de uno de tus amantes. Y te has sentado a mi lado en la cama, me has quitado el cinturón de castidad y has cogido mi polla (tu lo llamas pito, porque dices que no tengo polla como los demás) y has comenzado a acariciarme mientras me contabas que habías cenado con él, habías ido a bailar, te había besado y metido mano y te lo habías llevado a un hotel para follártelo.

 Aunque antes has conectado el portátil, has conectado la cámara web y me has llamado para que me arrodillara frente a nuestro ordenador y mirara por la webcam, cómo follabas con él. Como te lo follabas porque he visto que te montabas encima de él, te clavabas su polla y lo cabalgabas como sueles hacer. Con frenesí y pasión, mientras él te chupaba las tetas; esos deliciosos pechos que yo jamás he besado y lamido porque para mí son un fruto prohibido.

Y cuando te has corrido te has echado a su lado para acariciarlo y besarlo, y volver a excitarlo una y otra vez, porque lo habéis hecho unas cuantas veces, según he visto por la webcam, hasta que os habéis quedado dormidos y yo me he ido a dormir también para esperar a que llegues al día siguiente con las bragas en la mano.
 - Huele el placer que me ha provocado otro hombre, un macho de verdad que sabe satisfacer a una hembra - me has dicho al llegar a casa.

Y yo he cogido las bragas y las he olido, mientras tú me llamabas cornudo y me besabas en los dos lados de la frente.
 - Eres cruel - te he dicho.
- Lo sé, amor mío, pero es necesario que lo sea. Por tu bien.
-¿Vas a ser cada día más cruel?
- Cada dia amor mio, cada momento, cada hora, cada segundo, que no te quede duda de ello, porque es así como te demuestro el amor que te tengo.
- ¿Disfrutas de verdad siendo cruel?


- Mucho amor mio.
- Me excita que me lo digas y que goces con mi sufrimiento
- No podría esperar mejor sentimiento de tu parte, se que gozas si yo gozo, sé que te llenas de placer si yo estoy llena de placer. Sé que disfrutas si yo lo hago y por ello amor mio, estoy dispuesta a ser cada día más cruel. Sólo solo así podrás disfrutar tu también. - ¿Lo entiendes?
- Sí, mi Ama.
- ¿Lo aceptas?
- Sí, amor mío.
- He mojado la braga sólo al oírte.
- ¿Y tú me quieres, mi Ama?
- Te amo muchísimo, mi querido cornudo. Pero sabes que después de gozar con otro tengo que azotarte el culo. ¿Lo comprendes?
- Sí, mi Ama.
- Lo aceptas complacido?
- Sí, mi Ama
- Suplícame que te azote, mi querido cornudo.
 - Te lo suplico, mi Ama.



Y me has vuelto a poner el cinturón de castidad, sin haber permitido que me corra, y me has cogido luego de la mano y me has llevado a la pared donde me he apoyado con las manos dándote la espaldas, mientras tú regresabas con la fusta y comenzabas a azotarme el culo, mientras yo te daba las gracias por cada azote y te decía que te quería, que te amaba. Y tú volvías a azotarme el culo, mientras me llamabas cornudo tras cada azote.

1 comentarios :

  1. Hola que tal
    mira en estos días e estado cogiendome a una mujer casada, y su esposo es un cornudo consentido y sumiso y ella es una mujer dominante, que lo maneja a su gusto. Yo le dije hace días que le dijera a su marido cornudo que le comprara una pulsera con el signo de reina de picas, ya que es un símbolo representativo en este mundo de los cornudos, ella ya me dijo que comenzaron a buscarla y no a han encontrado me gustaria saber si conoces de alguna tienda online donde vendieran esas pulceras ya que yo quiero que laporte en su tobillo derecho y la señalen como la mujer corneadora que es y con le cual le hemos puesto los cuernos a su esposo. Espero me puedas ayudar

    Por cierto gran pag y gracias a ustedes los cornudos por dejarnos gozar de sus mujeres

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.