domingo, 22 de julio de 2012

Cornudo y enamorado

No te conozco, te imagino y sé que existes, aunque no pueda estar contigo. Aunque quizás nunca te conozca, pero ya me ensueño contigo y te amo, aunque sólo sea en sueños. Y en sueño te digo, y te diré,   que cada día te amo más, cada día me entrego más a ti y cada día quiero ser más sumiso.

Y que quiero tenerte cada día más consentida porque los cuernos y la humillación que supone mi entrega a tus caprichos (incluso el dolor que a veces me causa), son mi forma de expresarte mi amor: que soy tuyo y que te amo incondicionalmente sin esperar nada a cambio porque mi placer es ver que tú lo tienes. Sólo te pido que me permitas amarte y ser tu esclavo sumiso cornudo. Sólo eso. Es mi forma de amar. No conozco otra.

Por eso te suplico y suplicaré, que  vayas llevándome a la perdición, destruyéndome para crearme de nuevo a tu imagen y semejanza. Sé que no es fácil, que seré rebelde, pero   no cejes, por favor. No pares y   llega hasta el final sin ningún miedo. Llévame a ese lugar en el que sólo existas tú, en el que beba tu aire,  respire el licor de tu delicioso coño y me alimente de tu presencia.


Porque no conozco otra forma de amarte que siendo tu esclavo cornudo, amor mío, porque un pintor ve un paisaje que le gusta, que lo emociona y coge un lienzo y pinta en él lo que siente. Yo te amo y mi esclavitud a ti es el lienzo en el que pinto mi amor a ti. Me expreso así con la sumisión. Con mi esclavitud te expreso cuánto te amo, te pinto mi amor porque esa es mi forma de amarte: siendo tu más sumiso esclavo cornudo que ama tu libertad, mientras te suplica que me quites la mía.

Quiero pasar el resto de mi vida coleccionando tus caprichos.
Para amarte sin límite alguno.
Porque me muero por consentirte.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.