martes, 25 de septiembre de 2012

Cornudo educado

Eso,  cornudo, haznos una foto. Mira como acaricio una polla de verdad, una polla de hombre, de macho. Mi polla, la polla que te hace cornudo. No dejes de mirar, de observar como nos besamos, acariciamos y nos preparamos para hacerte cornudo. Ya veo que llevas puesto el cinturón de castidad y las braguitas.

Que estás preparado para una nueva sesión de cuernos con el hombre que me hace gozar, que me da el placer, porque tú nunca has podido dármelo porque eres un cornudo sumiso impotente y él es un macho siempre dispuesto al placer. Mira como le he bajado los pantalones, como le cojo su hermosa polla, como lo deseo y le digo que lo deseo, que soy su puta, que quiero que me folle hasta quedar exhausta.

Hasta que me mate de placer mientras tú nos miras de rodillas, como siempre, y sientes placer al saberte humillado, cornudo e impotente. Porque cuanto más cornudo te hago más te amo y más impotente te vuelves, por lo que tendré que hacerte más cornudo.

Ahora deja la cámara, cógeme en brazos, llévame a la cama y ábreme las piernas para que él me folle. Y dale las gracias por hacerte cornudo, como siempre. Quiero que seas un marido educado.

2 comentarios :

  1. La verdad me mate de risa con el articulo, creo que es parate de nuestra sociedad ser cornudos y no debemos extrañarnos por que muchos lo seamos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.