lunes, 17 de septiembre de 2012

Tú estás abajo, en el sótano...

Esto es mucho más que sólo sexo. Esto es hacer el amor, es amor verdadero. Sabes que tu esposa nunca se ha sentido mejor como ahora. Ella sólo quiere ser suya para siempre.

Tú estás abajo, en el sótano, lavando la ropa con una fuerte erección dentro de ese tanga que ella te obliga a vestir.

Tú sólo escuchas sus gritos y gemidos de placer, mientras tiene un orgasmo tras otro: gritos y gemidos que irán a retumbar en tu cabeza por el resto de tu vida.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.