miércoles, 31 de octubre de 2012

Cornudo, manso y mirón


Me has dicho que vaya a los apartamentos  en el que has quedado. Y que me quede en la calle y  mire al balcón de más arriba cuando tù me llames por teléfono. Y he esperando abajo, pensando que quizás estés con otro. Pero no lo sé.  No lo he sabido hasta que me has llamado por el móvil, me has dicho que mire hacia arriba y te he visto con otro. Con otro macho.

 Llevas una toalla, pero él está desnudo. No habéis tardado en poneros a follar, mientras yo miro desde abajo y muevo el cinturón de castidad que tú me pones todos los días por si, por un casual, el movimiento hace que pueda correrme y llegar al orgasmo. Pero no lo consigo y me contento con el placer morboso de la humillación de ver como me haces cornudo hasta de cara al público.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.