lunes, 5 de noviembre de 2012

Cuando te veo así con tu amante...

Cuando te veo así con tu amante, como te mete mano en la braga mientras yo permanezco de rodillas y hago fotos para mi álbum cornudo, me entran celos, pero también una emoción que no sé explicarte porque la pollita se me pone dura y estoy muy excitado. Siento un deseo morboso de ser cornudo, de que me humilles, de que ma hagas otra vez cornudo. Ya he perdido la cuenta.

Bueno la cuenta no, porque tengo fotos de todas las pollas que te has follado con el nombre del macho, la fecha y los orgamos que has tenido. Mis cuernos están muy documentados.

O cuando veo como el te pasa la polla por tu coño y tú te retuerces de placer y le suplicas que te folle ya, que no aguantas más, que quieres hacerme cornudo cuanto antes...

O cuando él se echa sobre ti y te folla con pasión, con deseo, y tú te retuerces de placer y suspiras y gimes sin parar pronunciando su nombre y diciéndole que te haga suya, que eres su puta, su zorra y que no tenga piedad de ti....

O cuando te has corrido y me haces limpiarte el coño y excitarte para follar de nuevo con él....

O cuando señalas mi pollita, mi pene que has enjaulado con un piercing para que me queda constancia fehaciente de que jamás podre follar contigo, no sólo porque tu amante no quiere, sino porque no podría aunque quisiera. El anillo impide la penetración.

Y lo llevaré de por vida, según le has dicho a tu macho. Fue un capricho de él que tú no has tardado en cumplir. Haré todo lo que sea necesario con tal de que él esté contento y me folle, me dijiste cuando me llevabas de la mano a la tienda de piercings.

O cuando  lo besas tiernamente, le dices que espere que ahora vienes y me coges a mi de la mano y me llevas al cuarto de invitados.

Ahí tienes un regalo, me dices. Es un chico que le gusta travestirse y que trabaja conmigo en la oficina. Es muy dominante y quiero que seas su puta sumisa, la puta de un travestí para que te quede claro que hasta un travestí con tetas es más macho y más hombre que tú.

 Espero que se la mames y te dejes follar, mientras yo lo hago con mi macho. No me defraudes. y sobre todo, no defraudes a mi amante porque no quiero perderlo por nada del mundo. Machos como él hay pocos.

Cuando ocurre todo esto es cuando soy consciente de lo mucho que me amas porque no dejas de preocuparte por mi, por mi felicidad. Por eso te quiero tanto, amor mío. Pero ahora tengo que despedirme que me espera el travestí y no quiero que se enfade.











1 comentarios :

  1. Acabas de describir mi fantasía total,sobre todo con lo de que mi mujer me obligue a ser la puta de un travesti.....

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.