jueves, 10 de enero de 2013

Espera aquí, cornudo, que voy al hotel a follar con mi amante

Me has traído a la puerta del hotel para que folle con mi macho. Eres un cielo, cornudo. Pero voy a esperarlo aquí detrás, como siempre, para que vea lo buena que estoy, lo sexi que me has vestido para él y le entren ganas de follarme nada más verme.

Tú te esperarás aquí mientras follo con él. Si me quedo a dormir con él en la habitación, duermes en el coche, pero mañana te quiero lúcido para que puedas llevarme de nuevo a casa, probablemente con el coño dolorido porque ya te he dicho que es un macho de verdad y no una puta con pollita como tú.

Una puta sumisa que consiente feliz que su mujer lo haga cornudo y lo humille. Es tu forma de gozar y sufrir. Te gusta sufrir y gozar por mí y a mi me pone cachonda saberlo, verte así. Sé que te mueres de celos, pero también que tu pollita estará algo durita porque estás gozando como una perra. Pero espera.

Ahí viene y voy a salir a recibirlo como se merece, para homenajear a un macho de verdad, a todo un hombre. Un hombre de esos canallas que nos gustan a las mujeres; de esos que te cogen y te follan porque sí, porque se sienten hombres y saben que pueden follar contigo y con las mujeres que quieran, aunque estén casadas. Los hombres que a las mujeres nos gustan para follar, aunque nos casemos con sumisos cornudos como tú.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.