viernes, 4 de enero de 2013

Mi mujer emputecida y preñada

Hemos salido a cenar y a tomar una copa y sobre las dos y media nos hemos encontrado con un compañero de trabajo de mi mujer, sobre las cuatro de la mañana ya estábamos un poco emborrachados los tres. El compañero de mi mujer se ha ofrecido a llevarnos a casa y con mucha cuidado ha abierto la puerta del coche a mi mujer y sin cortarse un pelo la ha tocado el culo descaradamente. Ella le ha sonreído y disculpando el atrevimiento, le ha comentado “ José que no estamos en la oficina joder”.

Yo me he sentado en el asiento delantero como si no me hubiera dado cuenta de nada y José ha arrancado el coche en dirección a mi casa preguntando a qué distancia estábamos. Le he contestado que a una hora más o menos y él, sin dejar de mirar por el retrovisor, ha contestado con un OK. S

e me han pasado un montón de cosas por la cabeza y he entendido rápidamente que no es la primera vez que la toca el culo a la zorra de mi mujer. Me ha llamado la atención que José no parara de mirar por el retrovisor y he girado un poco la cabeza hacia atrás. Enseguida he detectado como mi mujer cerraba las piernas y me ha venido rápidamente el olor característico de cuando esta mojada y cachonda.

 Así que con la escusa de tener una pestaña en el ojo, he bajado el parasol y he empezado a gozar de lo que estaba sucediendo. Mi mujer esta cachonda perdida y se está masturbando para este cabrón; o quizá sea yo el cabrón ya que no he sabido parar lo que está sucediendo. Me fijo en José y observo que lleva un empalme de muy señor mío. Él me mira a los ojos como pidiéndome aprobación y luego me pide que conduzca yo, que no se encuentra muy bien, para el coche y mi mujer sin dar tiempo a decisiones le dice que se ponga atrás no se vaya a marear. Nos cambiamos y reanudo la marcha, no echo más que arrancar el coche y ya le está bajando la cremallera, ahora el que mira por el retrovisor soy yo.

Tremenda polla tiene José, dios mío, es el doble que la mía y tiene unos huevos que parece que le van a reventar. Mi mujer ya esta manos a la obra, esta a lo largo del asiento de atrás comiéndose una polla que seguro ya se ha comido más veces y José ya le ha levantado el vestido dejándola con las braguitas al aire. Ella le está pajeando suavemente y mientras mete su capullo en la boca, con la otra mano masajea los inmensos cojones que están a punto de estallar. Yo intento concentrarme en no salirme de la carretera pero no puedo dejar de mirar y José se corre en la cara de ella mientras grita” conduce CABRÓN y no nos mates”.

Sin perder un segundo mi mujer se sube encima de él y lo empieza a cabalgar diciéndome, “esto todavía no ha terminado, más bien acaba de empezar”. La follada es de escándalo y los comentarios del polvo me hacen correrme casi sin tocarme porque mis oídos se deleitan escuchándolos jadear.
 - Qué ganas tenia de follarte delante del cornudo.
- Más ganas tenía yo zorrón.
 - Sabe que estas preñada, ¿no?.
 - No, pero se acaba de enterar.
- Fóllame así ladrón que voy a ser tu puta.
 - Ya lo eres zorrón.

El clímax llega cuando estamos a dos kilómetros de casa y me encuentro con un control de alcoholemia de la policía. Les aviso de la urgencia y se acomodan lo más deprisa que pueden. Los guardias me piden la documentación y me hacen la prueba del alcohol sancionándome severamente y avisándome al mismo tiempo de que no debo jugar con la vida de mis ocupantes. Por fin llegamos a casa y José me da las gracias por todo y un cachete en la cabeza recordándome que no hay que beber cuando se va a conducir. Mi mujer se despide él y José la entrega la braguitas que se había dejado en el coche.  Y ella le dice que se las puede quedar.
- Gracias, putón, con estas ya tengo por lo menos doce.

Y ella dándole un profundo beso le susurra y las que te quedan SEMENTAL.
 - Esto es lo que querías verdad- me dice ya dentro de casa.
- Bueno si, pero lo del embarazo no entraba en mis planes mi amor.
- Pues hazte a la idea porque lo pienso tener.

 Texto publicado en la web Vikingomiron.

4 comentarios :

  1. Yo ya soy cornudo. Ahora espero convencerla para que se deje preñar por su es que por cierto se llama Jose

    ResponderEliminar
  2. De donde sois,me encantaría preñarla yo

    ResponderEliminar
  3. En la vida real , los hombres les resulta emocionante y desafiante para golpear a una chica en un coche . Cuanto más que ya casi está consiguiendo cogido , cuanto más se tiende a hacerlo .

    ResponderEliminar
  4. La mia la han preñado 2 veces y estamos muy contentos ahora quiere quedarse embarazada de un negro y así destapar mi condición de cornudo, yo lo deseo mucho

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.