martes, 26 de febrero de 2013

Cariño, hazme cornudo con ese chico, te lo suplico


Cariño, te suplico que me vuelvas a hacer cornudo, que te folles a ese compañero de la oficina que dices que te excita tanto, que te moja tu hermoso coño, que te excita y te tiene todo el día con el coño húmedo. Me excita saber que ese macho podré follar lo que yo jamás follaré, que podrá tocarte las tetas, sobarte el culo y follarte. Aunque supongo que serás tú la que te lo folles, dado tu delicioso carácter dominante cruel.

Humíllame, por favor, te lo suplico. Hazme cornudo, inmensamente cornudo y demuéstrame que de verdad me amas porque ya sabes que cuando más cornudo me haces sé que más me amas. Como tú sabes que cuando más follas con otros más te amo yo. Dile que tienes un novio cornudo e impotente que te ama sin límite, porque que a los machos de verdad les excita poner los cuernos y así se excitará él a costa de mi humillación de cornudo impotente y tú tendrás una polla más dura para ti, para gozar, para que penetre donde yo jamás he entrado y jamás entrare.

Hazme cornudo, te lo suplico, y no tengas piedad de mi, de mis celos, de mi dolor al saber que gozas con otro macho porque ese es precisamente mi placer: saber que tu poder sobre mi no tiene límites, que puedas hacer conmigo lo que quieras y usarme para tu exclusivo placer que es lo importante. Todo por tu placer, para que goces, te corras y me humilles. Todo para ti mi amor.

Tu novio cornudo e impotente.
PD.- No te olvides de gritar mi nombre cuando te corras con su polla y de llamarme cornudo e impotente.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.