martes, 19 de febrero de 2013

Eres mala y cruel, pero cuanto más lo eres más te amo

Eres mala. No sólo que te traes el condón a casa lleno de leche después de follar con tu amante, y de hacerme cornudo, sino que te echas la leche en las tetas y me invitas a mamar. Y te mamo las tetas, sin dudar. Eres mala. O sea, buena. Muy buena.

Eres mala porque luego me acaricias mi pollita con tus tetas, cuando sabes que estoy enjaulado en el cinturón de castidad y la excitación me produce dolor, pero placer. O cuando me chupas los huevos para excitarme. Lo sabes y lo haces con un refinada crueldad.

Eres mala, pero muy buena. Buenísima. Porque pese a lo mala que eres te amo con locura y te suplico todos los días que me hagas más cornudo, que me humilles más y que no tengas piedad y seas cruel. Y tú me dices que no tienes que esforzarte en ser mala porque sólo puedes gozar haciéndome sufrir pues te excita ver que mi humillación me pone la pollita durita. No dura, porque soy impotente, pero durita.

Eres mala porque me pones al lado de tus amantes, de los machos que te follas y me haces fotos para comparar que sólo tengo una pollita que no te sirve. "En realidad no le serviría a ninguna mujer, cornudo impotente", sueles decirme. Porque eres mala. Y muy buena. Tanto que te amo con locura y pasión y cuanto más cornudo me haces y más me humillas más te amo. Y lo sabes.

Eres mala porque cuando te traes a tu macho a casa me vistes de putita, de niña ridícula para humillarme ante tu macho. Y me haces mirar como me haces cornudo en nuestra cama de matrimonio, mientras yo permanezco mirando con esa ropita de putita y el cinturón de castidad. No el CB-6000 que es ligero, sino uno pesado que compraste en Ámsterdam cuando fuiste allí de viaje con uno de tus machos. Eres mala, pero me vuelve loco que lo seas.

Eres mala porque cuando vas al hotel o a casa de tu macho, le haces una foto con el móvil antes de follarlo y me hablas de su polla, del pollón que tiene, de cómo te está esperando en la cama y de cómo te los vas a follar. Cómo te vas a comer a polla, como la dorarás y como te va a follar el coño una y otra vez. “Esto es una polla, cornudo impotente, porque tú tienes un pito que es clítoris, en vez de polla”. Eres mala, pero cuanto más dura eres, más cruel te pones y más me humillas más te amo.

Eres mala, muy mala, pero te amo cada día más y cuanto más cornudo me haces y más cruel eres al humillarme, más te quiero. Creo que como sigas así voy a morir de amor.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.