martes, 26 de marzo de 2013

Te excitas al hacerme cornudo

Cuando él te coge el pecho y se te pone el pezón duro, sé que vas a follar con él. Que te gusta mucho y te lo vas a follar. Que vas a hacerme de nuevo cornudo. Y siento celos; un extraño dolor en el pecho, pero mariposas en el estómago. Y mi pollita (según tú me dices) está ya algo durita en el cinturón de castidad. Estoy de rodillas y te veo ahí con él, de pie, dejándote acariciar por su mano, excitándote con los pezones duros, muy duros.

Sé que cuando se te ponen tan duros estás deseando follar, que te follen y hacerme cornudo. No lo puedes evitar. Y sé que cuando tienes los pezones tan duros estás excitada, mojada y abierta. Muy jugosa. A punto para recibir el pollón de tu macho. A veces sólo te los roza y ya se ponen duros. Él puede hacerlo. Yo no. Jamás he podido ni rozarlos. Es el precio que pago por amarte. Y me parece muy barato. Muy poco.

Cuando tú me coges de los huevos y los aprietas, también sé que estás gozando, que estás mojada y que quieres polla y humillarme. Me coges de los huevos para decirme que vas a follar con él, que me prepare y que me vas a poner el cinturón de castidad otra vez para que no me masturbe porque mi placer sólo lo puedo lograr (exclusivamente), al ver que tú lo tienes, al verte follar con otro, al ver como me humillas y me haces cornudo.

Lo sé y lo acepto. A veces incluso te lo suplico. Te suplico que me hagas cornudo y me humilles porque es mi forma de demostrarte que te amo. Y tú me dices que lo sabes, que también me quieres y que me prepare para ser de nuevo cornudo y humillado. Por ti, amor mío. Por eso bajo la cabeza y te suplico una vez más que me hagas cornudo.

Y tú me sonríes y me dices que por ser tan sumiso me vas a premiar. Me vas a conceder un privilegio y ya que me gusta tanto ser cornudo y ver como follas con otros, me vas a reservar un lugar privilegiado para mi puesta de cuernos. Y me has colocado boca arriba en la cama y tú te has subido encima ofreciéndole tu culo a tu macho, a tu amante, que te ha penetrado y follado mientras yo miro desde abajo como su polla entra y sale de mi adoro coño; de eso coño que jamás he follado, ni follaré, y en el que gozan todos menos yo.
Por eso te amo tanto.
Porque me puedes.


1 comentarios :

Gracias por tu comentario.