martes, 9 de abril de 2013

Por fin podrás trabajar en casa


No sé si esta ropa le gustará a mi amante. ¿Tú que opinas, cornudo? Bueno, no importa, ya veo que no puedes hablar, pero sé que te gusta porque me la compraste tú para él, ¿te acuerdas? Querías que estuviera guapa, deseable y muy atractiva para traerlo y que me follara. Y ahora va a venir a hacerlo. Tuya es la culpa. Querías verme follar con otro y lo has conseguido. Enhorabuena, cornudo.


Lo voy a recibir así, cornudo. Mírame bien. Le voy a poner esta mirada cuando entre a nuestro cuarto a follarme. ¿Crees que parezco lo suficientemente puta? ¿crees que esta mirada lo pondrá cachondo? ¿crees que al ver la raja de mi coño se le pondrá la polla dura? Sé sincero, por favor y no me mientas. Después de todo lo hago por ti, por tu placer de ser cornudo. Y por mi, claro, porque por fin voy a tener un macho de verdad, un verdadero hombre y no un cornudo sumiso como tú. Por fin voy a sentirme mujer. Pero sobre todo por ti, porque al ser tu jefe te ha prometido que te va a aumentar el sueldo.

Y a partir de ahora tu único trabajo será en casa, tendrás trabajo a domicilio; el trabajo de cuidarme para que él venga cuando quiera a follarme. Y cuidarte tú porque has de estar feminizado en su presencia y convertido en una putita sumisa. Ya te ha crecido el pelo, pero todavía te falta para estar más femenina.

Es la única condición que ha puesto en el nuevo contrato: que tú seas una puta perra sumisa y que tu mujer esté siempre disponible a cualquier hora para ser follada. Por él y por quien él decida y quiera. Y así será ¿Estas contento, verdad cornudo? Por fin vas a trabajar en casa.

1 comentarios :

Gracias por tu comentario.