miércoles, 22 de mayo de 2013

No quiero perderte, amor mío

Te he acompañado a su casa. Como siempre, desde que tienes amante fijo con derecho a uso y disfrute. De ti, es decir, de mi mujer. Lo he aceptado. A ti te lo acepto todo porque te tengo consentida. Te amo y no sé qué más hacer para verte feliz.

Por eso te he seguido a su edificio y he visto como te quedabas en braguitas para subir a su planta. Quieres que te vea así en la puerta y que se excite ya con sólo verte. Sabes como calentar a un hombre, desde luego. A mí me tienes con la polla dura.

Y sabes como follarlo porque en cuanto has entrado te has desnudado y te has tirado hacia él para morrearlo, desnudarlo y follártelo sobre el sofá. Porque eres tú la que te lo follas, una y otra vez, sin parar, sin darle descanso. Es un buen amante y tiene una buena polla, me habías dicho en cuanto lo conociste. Este lo quiero de fijo, cornudo.

Y acepté, claro. Me gusta consentirte. No sé por qué, pero me puedes, amor mío y te lo consiento todo. Incluso que me humilles ante tu macho, para excitarlo y que te folle mejor, porque cuando ves que se va a correr te apartas, te pones unas braguitas y haces que se corra sobre ellas. Te gusta que lama su semen delante de él, pero no quieres que lo haga sobre tu coño proque él no quiero que te toque. Ni que te folle.

Por es cuando te he lamido las braguitas y las he guardado, como hago siempre con todas tus folladas y puesta de cuernos,  me has puesto a cuatro patas en el suelo, me has ordeñado sobre una copa y me has hecho luego que me la trague. Como siempre.

Y has seguido follando con él, toda la noche, mientras yo lo hacía en la alfombra. A partir de ahora, y según me has dicho, follareis en casa, en nuestra cama de matrimonio que es suya, de tu amante, porque yo ya no podré dormir nunca más contigo.

Lo haré en la alfombra y si me siento incómodo en la habitación de invitados. Tú sabes que prefiero estar incómodo, pero verte follar con otro, que no verlo. "Yo también lo prefiero, cornudo", me has aclarado.

También quieres que le chupe la polla a tu amante, al hombre que me hace cornudo, eso me has dicho, aunque yo me he negado, como siempre. Pero has vuelto a insistir y no he tenido más remedio que hacerlo cuando te has puesto a follar con él.

Me has dicho que si no lo hago me abandonas y te vas con él. Y eso no puedo permitirlo. Antes muerto. O mejor dicho: antes chupapollas que perderte. Porque no quiero perderte. Te amo más que a mi vida.

1 comentarios :

Gracias por tu comentario.