miércoles, 1 de mayo de 2013

Serás cornudo, no lo dudes

Ya que no dejas de suplicarme que te haga cornudo, que tenga amante fijo o varios a la vez, he decidido hacerte caso, mi querido esposo. Eres mi sumiso desde que nos casamos. Sabes que me dejaste a mi poco a poco el mando de la relación y al final descubrimos que tú eras sumiso y que yo era dominante. Afortunadamente.

Y hemos sido felices. Ahora quieres que dé un paso más, que crucemos otro límite y que te haga cornudo. Bien, no hace falta que me supliques más. Lo vas a ser, te lo prometo. De hecho ya lo eres desde antes de nuestro matrimonio porque follé con tu mejor amigo en mi despedida de soltera. Y el día de la boda con mi propio jefe. Ahora ya lo sabes.

De hecho mi jefe es mi amante desde hace mucho tiempo, aunque no te he dicho nada porque esperaba que este paso lo dieras tú. Ya lo has dado. Ahora ya lo sabes. No sólo que vas a ser cornudo a partir de ahora, sino que lo eres desde siempre.

Así que voy a esperar en la calle a mi amante, a mi jefe, con una ropita provocativa porque quiero que todos los vecinos me vean que lo espero a él vestida como una puta, como su zorra, y que luego lo subo a nuestra casa cogido de su cintura. Y nos besaremos en los morros en el portal, delante de todo, porque además de cornudo, quiero que seas humillado. Bueno, lo quiero yo y sobre todo tú, cornudo, porque mientras te lo digo y me visto veo que tienes la pollita dura.
Y ahora mira, cornudo. Esto es una polla, la polla de un macho, de un macho fuerte y duro, de un hombre de verdad. La polla que hace feliz a una mujer como yo. Y a todas, claro, porque tu pollita no da para nada.

Lo sabes porque te he puesto a lado de mi jefe, de mi amante, de mi macho y se ha notado la obvia diferencia. Él es un hombre, un macho, un tío de verdad y tú una puta sumisa cornuda. Lo mejor de todo es que al comparar tu ridícula polla con la suya, te has corrido sin tocarte. Te ha excitado la humillación de saber que en casa hay un macho de verdad, un hombre que se folla a su mujer y a la tuya. A las dos. Tú no te follas a nadie porque no eres hombre y no vales para eso. Sólo para gozar al ser humillado.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.