domingo, 19 de mayo de 2013

Sí, cornudo: mi boca todavía paladea su polla

Sí, lo has conseguido una vez más. Has triunfado. Has conseguido que te haga conudo otra vez y por eso me relamo los labios. Porque todavía paladeo el sabor de la polla de mi amante, de mi macho, del hombre que te hace cornudo. Todavía tengo en la lengua el sabor de su polla y su semen, cornudo. Lo comprobarás ahora cuando te bese, con lengua, como sólo una mujer saber besar a su marido. Aunque sea un cornudo sumiso como tú.

Me ha llevado a la playa, me ha metido mano en el coche, como siempre, me ha calentado y me ha puesto tan puta, que no he podido esperar y me lo he follado junto al coche. Allí mismo. Me he subido encima de él y me lo he follado como una mujer tan puta como yo sabe follarse a un hombre de verdad.

Con pasión, con fervor, aprisionando su polla con mi coño para que se le pusiera más dura y poder sentir así un buen  chorro de su leche. Me ha llegado dentro, muy dentro, porque mientras me regaba el coño por dentro he empezado a tener un orgasmo tras otro y creo que su leche me ha llegado hasta el útero; ese lugar en el que se supone que tienen que estar tus hijos. Y me lo he follado sin condón. Y ya sabes que no tomo la pastilla.

Y cuando hemos regresado a la ciudad se ha parado en una tienda especializada y me ha comprado una pulsera de tobillo. Una pulsera que lleva colgando la (queen spade) reina de picas y la Q que simboliza que soy un hot wife; una mujer libre con un marido cornudo constituidor que además ayuda a su mujer a follar con otros mientras él se mantiene casto.

La pulsera lleva además varios símbolos de la superioridad de la mujer, de que nosotras decidimos qué polla entra en nuestro coño. Que somos libres, vamos, y disponemos de un marido cornudo que nos ayuda a follar con otros.

A partir de ahora la luciré cuando vaya a trabajar y la llevaré siempre. Siempre, cornudo, para que los corneadores que "entienden" la vean y sepan que dispongo de un marido cornudo. Y que soy libre para follar con él.

Y ahora viene lo mejor.  No me he lavado y te traigo un regalo para que disfrutes. Como ves no soy egoista y me acuerdo siempre de ti. Así que ya sabes. Lame, cornudo. Lame la leche del hombre que te ha hecho cornudo. Sé que para ti es un honor.

2 comentarios :

  1. Hermoso blog, felcitaciones, muy sobrio y elegante. Hace poco yo inicie el mio y los convido a visitarlo http://soloparacornudos.blogspot.com/

    Atte
    Angel Cornudo

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que cuando chupas una polla se queda un cierto sabor a polla en la boca... y es un sabor perdurable al menos media hora.
    Es curioso y morboso ese sabor.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.