miércoles, 5 de junio de 2013

Más castidad para el cornudo

No te quejes cariño, que ahora estarás más aún en castidad porque con ese nuevo piercing “príncipe Alberto” no puedes penetrar nada, aunque te quite el cinturón de castidad. De hecho puedo quitártelo y rozarte mi coño por tu pollita para que sientas cercano mi coño, para que te excites, me desees y compruebes, una vez más, que no puedes follarme ni penetrarme. Nunca. Jamás.

Lo sabes, lo aceptaste de novios y ahora lo cumples a rajatabla porque eres un hombre de palabra. Cornudo, sumiso e impotente, pero hombre de honor. Lo sé, cariño, y por eso te quiero tanto. Y además la operación la ha pagado mi amante, mi macho. Así que dale las gracias porque está a punto de llegar a follarme y hacerte una vez más cornudo.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.