jueves, 27 de junio de 2013

Ya te dije que mi marido es cornudo feliz

Sí, ya te dije que mi marido es cornudo consentido y además sumiso, muy sumiso. No te lo creías y ahí lo tienes suplicándome delante de ti que le ponga los cuernos contigo. ¿Te lo crees ahora?...

Pues entonces desnúdate y que no te dé vergüenza, que aunque él sea tu jefe y tú su chófer, ya ves que es un  cornudo. Te dije que me ponía muy cachonda ponerle los cuernos a mi marido con un inferior a él, con un empleado como tú y al final lo he conseguido. Mi marido también lo sabe ya, aunque sospechaba que follaba contigo desde hace tiempo.

Pero al final he conseguido que lo acepte de verdad porque ya sabes que ha sido él el que te ha dicho que vinieras a casa a follar conmigo, a hacerlo cornudo. Me pone que se humille así ante el ancho que lo va a cornear, ante un macho que es su empleado en la empresa. Tengo el coño mojado, excitado, deseando tu polla.

Como ya te dije, lo tengo en castidad, hace todas las labores domésticas, me lame el culo para excitarme y que pueda follar mejor y lo he convertido en una puta zorra sumisa. Es tu jefe allí, pero aquí es una puta sumisa cornuda. Aunque lo de allí lo vamos a cambiar porque quiero que entres de vez en cuando en su despacho y que él se arrodille ante ti y te lama los huevos para darte las gracias por hacerlo cornudo.
Mañana mismo lo hace y lo hará todos los días cuando yo os llame.


Pero espera. Antes de que lo hagamos cornudo voy a prepararlo, voy a azotarlo en la debida forma para meterlo en situación, para que sea consciente de lo que es: un cornudo sumiso apaleado. Cornudo y apaleado.  Quiro que sienta el dolor mientras imagina el placer que voy a sentir yo al tener otra polla en mi coño. 

Que sea consciente de que su placer es el dolor físico y el moral de verme a mi follar con otro, que otra polla disfruta, penetra y posee el coño de su amada esposa. Que otra polla goza en el coño de su mujer; en el coño que él no ha catado desde hace años porque no le permite follar conmigo. 
Pero antes permítete que compare su pito con tu polla. Quiero que sea consciente de que él sólo tiene pito cornudo y tú un pollón de macho de verdad; una verdadera polla de hombre. Porque él no es más que una putita sumisa que no vale para nada y aquí hace falta un macho de verdad, un macho Alfa. Quiero que lo sepa. Aunque lleva tatuado el símbolo cuckold para que no se le olvide, quiero que lo recuerde aún más y se humille ante la realidad de que es poco hombre para una mujer como yo. 


Y ahora vamos a follar y que el cornudo nos vea bien; que sepa lo que es una polla, un macho de verdad. Que aprenda lo que es ser cornudo sumiso y que observe como su mujer desea otra polla. Que vea como otra polla se folla el coño de su mujer. Que sepa que todos los hombres del planeta son más machos que él y todos pueden follarse el coño de su mujer menos él.  Me suplicó que quería verme follar con otro, que tenía la fantasía de ser cornudo consentido y lo he hecho feliz. Muy feliz.



0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.