jueves, 10 de marzo de 2016

Con tres en mi periodo más fértil, cornudo

Tus amigas te han preparado para nuestra boda. Son tus damas de honor y se han encerrado contigo en la habitación para ponerte guapa. Para nuestra boda, aunque en realidad esa ropita interior bajo el traje sabemos que no va a ser para que yo la disfrute, sino para que la goce tu amante.

Eso me has dicho cuando he entrado a verte y tus amigas se han reído. Dicen que por fin vas a disfrutar de un macho de verdad, aunque tú le has aclarado que vamos a ser tres. "Bueno, dos macho y medio", le has aclarado entre risitas.

Porque a la boda y a la noche de bodas,  has invitado a tus dos últimos ex novios. Los que te dejaron por ser demasiado puta y no poder soportar los celos. Ellos se han casado con chicas normalitas y decentes, y me han dejado a mi la puta, o sea, tú que eres muy apasionada y follas con quien te pete. Ellos no lo pudieron soportar y te dejaron. Yo si lo soporto. Y sufro.

Porque cuando la boda ha terminado hemos subido a la habitación y has esperado a que llamaran a la puerta. Eran tus ex novios a los que has besado, mientras te felicitaban por tu boda. "He elegido este día para mi boda porque son las fechas en las que más fértil estoy", les has

dicho.

"Me gustaría tener un recuerdo de vosotros para toda la vida, ya que habéis sido mis novios. Así que me quedaré 
preñada de alguno, del más fuerte, del que tenga los espermatozoides más rápidos y sanos y lleguen antes al óvulo para fecundarme. Mi marido también participa, pero es tan poquita cosa, tan poco hombre, que seguro que su esperma es débil y no llega. Así que sois dos machos y medio.
Y follamos. Bueno, ellos follaron más que yo porque estaban más animados y excitados pues debido mi edad (soy mayor que tú),  me cuesta más ponerme en forma. Ellos son más jóvenes y fuertes.  Así que al rato me retiré a un sillón a observar como te follaban, aunque tú me llamabas y me pedías que me pusiera debajo para ver de cerca como me hacías cornudo y como te preñaban. "No estés triste, cornudo, que tienes alguna ínfima posibilidad". La verdad es que me corrí dos veces en tu coño, pero estaba ya  lleno de leche de los otros machos.

Hoy estás preñada de trillizos y tú me dices que tengo un tercio de posibilidades que alguno sea mio. "Aunque no lo creo", me explicas. No eres muy macho, querido.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.