miércoles, 12 de octubre de 2016

Una puta preñada

Ya me abulta mucho la barriguita, cornudo. Y tengo los pezones oscuros y duros. Eso me dice mi amamte que los ha catado y probado; que ha podido chuparlos y mamar de ellos. Dice que cuando tenga leche le tengo que dar de mamar con una teta al bebé y con otra a él. Y le he dicho que sí, claro, no puedo negarle nada

Tengo unas ganas enormes de que mi hijo me mame una teta y mi amante la otra, ya que tú no me las chupado jamás porque sabes que lo tienes prohibido como no se haya corrido él antes en ellas y estén llenas de su leche.

Me excita mucho la idea, tanto que ya le doy de mamar a menudo porque dice que lo vuelven loco mis pezones oscuros y lo duros que están. Lo que él no sabe es que
están tan duros porque me vuelve loca de placer, me excita y quiero ser su puta, aún preñada. Y me folla con más ímpetu que nunca. Bueno, tú lo sabes porque pones su polla en mi coño para que me folle.

Porque eres un cornudo sumiso. Muy cornudo, tan cornudo que has aceptado criar al hijo de otro y darle su apellido. Porque este hijo no es tuyo, claro. Tú no me has follado nunca porque no eres hombre, no eres macho y mi coño está reservado exclusivamente para machos de verdad. Pero no te preocupes que disfrutarás de su hijo porque tendrás que criarlo y cuidarlo, mientras yo follo con él. No quiero que sus lloros molesten a mi amante mientras me folla y te hace cornudo.

1 comentarios :

  1. Jaja, delirios... ciertamente lo son, pero muy excitantes

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.